Ser proactiva para crecer

Ayer compartíamos una linda amiga y yo, que los cambios que deseamos en nuestras vidas no se dan mágicamente. No habrá ningún terapeuta, ni curso, ni formación, mucho menos vídeo o imagen inspiradora que nos “cambie” o haga nuestras vidas como soñamos como por arte de magia. Nosotras necesitamos hacer lo que nos toca para ver los resultados que deseamos y eso es ser proactiva.

¿Qué hace una persona proactiva?

Ser proactiva significa esencialmente hacernos responsables de nuestras vidas y llevar a cabo las acciones necesarias para vivir como decimos que queremos vivir.

Por ejemplo, si vamos a terapia, durante la sesión vemos y platicamos con nuestro terapeuta lo que nos acontece y nuestro terapeuta nos ayudaría idealmente a comprender lo que nos pasa de forma más ampliada, con más consciencia. No tendría que decirnos qué hacer (aunque nos puede dar ideas) ni mucho menos presionarnos para que hagamos lo que cree mejor para nosotros. No. Ese trabajo nos toca a nosotras. Saliendo del consultorio está nuestra vida con todo lo que hemos creado en ella y allí es donde tendremos que tomar decisiones, hablar con alguien, terminar algo, buscar recursos, etc. Según lo que en cada caso corresponda. Esto es ser proactiva.

Este trabajo no es fácil ni sencillo. Y es donde muchas personas nos atoramos. ¿Por qué? Porque hay que esforzarse, invertir tiempo, dinero (volver prioridad nuestro mundo interno) y también porque hay situaciones que nos duelen y preferimos evitarlas.

Ser proactiva no es…

Ser proactiva no significa que hacemos veinte cosas a la vez o que andamos aceleradas todo el tiempo. Ni tampoco significa que reaccionamos inmediatamente. Ser proactiva va a nuestro ritmo que puede ser más rápido o más lento, ¡pero haciéndolo!, llevando a cabo las acciones necesarias, haciéndonos cargo de nuestras vidas.

A nuestra mente le gustan los resultados fáciles e inmediatos

Así es. Nuestra mente siempre busca el confort porque está programada para la supervivencia. Es por eso que ante cualquier reto o esfuerzo por hacer, nos vienen pensamientos del tipo “mejor mañana”, “tal vez no sea necesario”, “voy a hacer como que no pasa nada”, “no es para tanto”, “no tengo tiempo”, etc.

Pero hacerle caso a estos pensamientos lo único que harán es mantenernos en la misma situación que dijimos queremos transformar. Entonces es muy importante conocer cómo funciona nuestra mente, que es buenísima para encontrar soluciones, pero siempre y cuando la nutramos y ejercitemos previamente para apoyarnos. Porque nuestra mente es muy saltarina, muy activa y nos da montón de pensamientos por minuto. Así es ella. Lo importante aquí es conocerla e ir ejercitándonos en el arte de la calma.

Enfocándonos

¿Cómo nos ejercitamos en ello? Algunas formas de hacerlo es repitiendo afirmaciones y así ir “educando” a nuestra mente para que tenga pensamientos que sí nos apoyen. Puedes consultar en este lindo sitio algunas afirmaciones. Otra manera es practicando meditación y te recomiendo que visites este sitio de mi amiga Ana Saludable si quieres aprender más cómo hacerlo. Y por supuesto que te recomiendo la práctica del yoga que va más allá de las ásanas y busca también que conozcamos y aprendamos a mantener nuestro enfoque mental.

Otra manera que me gusta y me ayuda a centrarme y calmar mi mente es agradeciendo. Sobre todo me gusta tomarme unos minutos y dar gracias conscientemente. Seguramente tienes muchísimo por agradecer pero si en algún momento te faltan ideas aquí, aquí, aquí  y aquí puedes encontrar más.

Victimizarse no ayuda

Diría que lo contrario a ser proactiva es ponernos en el papel de la víctima. Desde ese lugar nos sentimos indefensos, sentimos que “alguien más” tiene el poder pero nosotras no, creemos que la vida es injusta, nos quejamos, y así vamos por la vida sin tomar las riendas de nosotras ni haciéndonos responsables.

Por eso te contaba arriba que las terapias, cursos y formaciones nos ayudan pero no resuelven nuestras vidas. Nos dan información pero no hacen el trabajo que se requiere para lograr las transformaciones que buscamos. Eso nos corresponde a nosotras y lleva tiempo. Ojo, también es importante tener esto en mente y lo repito: los verdaderos cambios llevan tiempo. Que sintamos de verdad en todo nuestro ser el cambio, lleva tiempo, a veces años. Es todo un proceso, así que mejor si vamos comenzando el camino : )

Puedo aprender a ser proactiva

¡Por supuesto! Y esta es una gran noticia porque de verdad es que esta es una habilidad básica y necesaria en nuestras vidas. Como muchas, practicando es como vamos adquiriéndola o ejercitándola pero recuerda que no estás sola. Te puedo acompañar en el proceso y hay un montón más de profesionales que también estarían gustosos de hacerlo.

Habemos personas más proactivas y otras somos menos. Esto es así y no tenemos que sentirnos mal si no tenemos el nivel que nos gustaría. Desde la terapia de la Biografía Humana podemos detectar qué habilidades aprendimos en nuestro hogar cuando fuimos niños y qué otras ya traemos con nosotras como parte de nuestro ser esencial. Es probable que algunas habilidades no las ejercitemos tanto pero es maravilloso darnos cuenta de que las tenemos para saber con qué contamos y utilizarlas cuando sea necesario.

Para finalizar

Me gustaría que te quedaras con la idea clara de que los cambios requieren nuestro trabajo, esfuerzo, dedicación, tiempo y dinero (cuando pagamos consultas, cursos o talleres, por ejemplo). Y aunque al inicio no veamos grandes resultados si somos perseverantes, llegarán.

Me encantaría me dejes un comentario y te agradezco mucho tu tiempo.

Un abrazo!

Adri Solís

Terapeuta y Health Coach

 

 

Photo by Kyle Broad on Unsplash

Photo by Jared Rice on Unsplash

Photo by Aleksandr Ledogorov on Unsplash

Foto 1 by Pexels

También puede gustarte

6 comments

  1. Gracias Adriana por tan valiosa información. Tomare muy en cuenta las sugerencias que nos das. Para ver el cambió en el mundo, tenemos que empezar por nosotros mismos! #aprendiendodelavidaestoy

    1. Así es Gaby! Creo que a todos nos sirve recordar que todo cambio inicia en uno mismo, a veces entre el ajetreo del día a día lo olvidamos pero siempre podemos retomar. Un abrazo!

  2. Me gusta tu página es de mucha ayuda para comprender que nuestra mente es el arma más fuerte con la que contamos para irnos conociendo cada día más.Felicidades sigue adelante.

  3. Qué bonito post. Me gusta mucho como explicas claramente, la necesidad que tenemos de hacernos responsables y ser pro activos por nosotros mismos y por nuestro bienestar. Nadie puede hacerlo por nosotros. Aunque claro, hay muchas formas de ayuda y personas dispuestas a acompañarnos en ese camino. Gracias por recordarlo

    1. Gracias querida Ana por darte un tiempo para leer esto que comparto. Y es así, hay muchas opciones y personas dispuestas a ayudarnos. Y es maravilloso cuando vamos en su busca de su ayuda y nos comprometemos a hacer el recorrido. Allí sucede la magia : )
      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *