Qué es la herida materna?

Corazon Bio - Herida de la Madre

La primera vez que escuché el termino “herida materna” quedé impactada. Alguien se atrevía a tocar la figura de la madre que tan venerada es y sigue siendo en todas las culturas. A la vez, fue un bálsamo para mí porque entendí muchas cosas de mi historia y de mi sentir desde hacia varios años, algo dentro se esclarecía: mi madre, sin quererlo, me había lastimado y dejado herida en mis primeros años ya que ella a su vez venia herida por mi abuela, su propia madre, quien venia herida por mi bisabuela y así cada mujer hacia atrás en mi linaje materno. Hoy yo (y ellas, y las mujeres de la familia) seguíamos heridas emocionalmente, sin saberlo.

Corazon Bio - Herida de la madre

Cuando me refiero a que nos dejaron heridas nuestras madres, quiero decir que no pudieron amarnos como realmente necesitábamos nosotras en infancia y adolescencia que era cuando dependíamos totalmente de sus cuidados; no pudieron tenernos en brazos desde el momento en el que nacimos, ni acudir a calmar nuestro llanto que era la única manera en la que podíamos comunicarnos; no pudieron mirarnos a los ojos enamoradas de nosotras, ni dejarnos sentir y disfrutar llenas de placer durante nuestras infancias y adolescencias lo que nuestro cuerpo y nuestro sentir requerían. Solamente obedecieron al sistema establecido o a sus propias madres. Hicieron lo que “alguien esperaba” o lo que “todo mundo hacia” pero eso no tenía que ver ni con amor ni con ternura.

Y esto fue así porque a nuestras madres tampoco las amaron como ellas necesitaron, ni a nuestras abuelas. Cómo podían ellas darnos algo que no habían recibido? Si las mujeres históricamente hemos sido devaluadas, desvalorizadas, calladas, abusadas y reprimidas? Llenas de miedo, un miedo que se ha quedado grabado en nuestras células, vamos intentando dar pasos hacia mejores caminos pero realmente hay mucho, muchísimo aun por hacer.

Entonces, esta claro que hay madres que no pudieron amarnos como necesitábamos y que no es verdad que todas las madres son buenas y santas. Esto es algo que yo no necesito decirte, tu puedes responder sobre tu propia madre, por ejemplo recordando tu sentir en infancia y adolescencia:

  • era buena contigo cuando eras pequeña?
  • le tenias miedo o la obedecías sin chistar?
  • podías contarle lo que fuera sin temor a represalias?
  • ella te apoyaba en todo momento o te ayudaba a comprender situaciones difíciles para ti?
  • siempre estuvo a tu lado cuidándote y apoyándote?
  • te protegió de cualquier otra persona que pudiera hacerte daño, inclusive de tu propio padre?
  • te sentiste respetada y valorada? siempre te sentiste amada por ella?
  • te apoyó para vivieras tu vida o tuviste que ocupar lugares y responsabilidades que no te correspondían?
  • cuando tu madre tenia un mal día o malas épocas, te explicaba lo que le pasaba de manera clara asumiendo su responsabilidad como adulta?
  • tu madre era adicta a alguna sustancia o relación?
  • la viste sufrir por alguna razón de manera constante y siempre parecía débil y sin mas opciones para su vida?
  • Tenia que aguantar “su cruz”?

Por supuesto no estoy hablando de que nuestra madre “debió ser perfecta” pero sí estoy hablando de que necesitamos todos y todas una madre que, reconociendo su humanidad y sus propias heridas, busca cambiar la historia ofreciéndonos algo distinto a lo que ella recibió. Ya sea porque ella sola pudo integrar su dolor dentro de sí misma y transformarlo; o porque busco ayuda y alguien le tendió la mano para aprender a conocerse y comprenderse y así no pasarte a ti su dolor ni creencias que se resumen en “no amor”.

No conozco a nadie de mi generación, con una madre así. Afortunadamente, sí conozco a varias mujeres que hoy están trabajando para sanar sus propias heridas y no pasarles ese pesado bagaje a sus propios hijos. 

Entonces, aún cuando hoy comprendamos que nuestra madre hizo lo mejor que pudo (que por supuesto es verdad) eso no quita que nos transfirió su propio dolor y heridas y eso es lo que hoy necesitamos mirar, comprender y sanar para no seguir transfiriendo nuestras heridas a los que nos siguen.

Corazon bio - herida materna

¿De qué maneras se manifiesta en nosotras la herida de nuestra madre? En nuestra baja autoestima, el rechazo a nuestro cuerpo, la competencia en lugar de la cooperación; cuando no sabemos cuidarnos física ni emocionalmente; cada vez que usamos o maltratamos a los que están cerca de nosotras; cuando hacemos lo que debemos aunque no nos guste en lugar de seguir lo que nos gusta y nos genera placer; cada vez que nos consideramos menos que alguien más; cuando creemos que alguien más debe cuidarnos y protegernos en lugar de hacerlo nosotras mismas; cada vez que permanecemos en relaciones por miedo a estar solas; cada vez que nuestras finanzas nos muestran que estamos endeudadas y sin ahorros, etc., esto por nombrar algunas manifestaciones.

Y hay mucho que podemos hacer! Por ejemplo:

  • indagar en nuestras historias con la Biografía Humana o alguna terapia similar, para conocer como es que quedamos heridas
  • trabaja en tu autoestima y tu valía
  • si estas embarazada, busca médicos o parteras que te apoyen con un parto natural y que tu pequeñito o pequeñita jamas sea separado de ti al nacer. Informate!
  • aprende a conocer tus estados emocionales para que puedas nombrarlos primero para ti y luego para tus hijos o pareja o cualquier persona cercana, para que puedas explicarles por lo que estas pasando y como te sientes.
  • ante cualquier dificultad con tus hijos o alumnos donde te tu te sentiste ofendida y a su vez los ofendiste o maltrataste, revisa que herida tocaron en ti, pídeles perdón y explicales que fue lo que te paso y el por que de tu reacción; obviamente buscando que eso no se repita o que sea cada vez menos frecuente.
  • busca escuelas que apoyen el desarrollo natural del ser humano o tu misma escucha y ayuda a tus hijos cuando no desean hacer esas pesadas tareas y deberes (muchas veces sin sentido). La educación en general busca preparar a los pequeños para trabajar para otros dejando de lado su creatividad y sus capacidades innatas (que esta totalmente relacionado con restringirnos el placer, con reprimir nuestra sexualidad!).
  • escucha a tus hijos, creeles cuando te dicen que no les gusta una persona o no quieren ir a cierto lugar; investiga que pasa… protégelos y no los obligues a algo que no desean!
  • Indaga en ti, aprende a cuidarte… solamente conectando con nuestra propia historia, nuestros deseos, miedos y pulsos que nos hacen reaccionar violentamente, es que podremos comprender a los demás.
Corazon Bio - Herida de la madre

Mirar nuestras heridas materna requiere mucha valentía! Atrevernos a mirar donde pocas se atreven! Atrevernos a cuestionar lo que se hace y se espera! Por qué? Quién dijo? Por qué debe ser así? Y si sigo mi sentir en lugar de lo que se espera? Wow!

Si nosotras hoy queremos aportar un granito de arena para un mundo mejor, busquemos opciones que nos ayuden a transformar esas heridas y creencias que nos hacen querer competir en lugar de ayudarnos, alejarnos en lugar de vincularnos amorosamente; permitir el maltrato en lugar de proteger o protegernos; no atrevernos ir por nuestros sueños; sentir que no somos suficientes o que nosotras no podemos, etc.

Podemos. Trabajando cada día, cuestionándonos cada día podemos hacer grandes cambios. Los que nos rodean, sobre todo si hay niños, son el mejor termómetro que puede existir y los mejores espejos que nos dirán si vamos por un camino amoroso o en su lugar, seguimos por el viejo y violento camino donde nadie es amado.

Seguimos! Te mando un fuerte abrazo!

Adri Solis

Health Coach & Biografia Humana

Photos by Pexels

También puede gustarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *