Lo que necesitamos siendo niños

Laura Gutman dice que los bebés llegamos al mundo conectados a nuestro ser esencial, a nuestra sabiduría. Entonces lo que necesitamos siendo niños gira alrededor de seguir conectados a ese nuestro ser esencial.

Llegando necesitamos a una madre o persona maternante que se haga cargo de nosotros y nos cuide y nos proteja ya que somos totalmente dependientes de esos cuidados. Si observamos a un bebé, veremos que no puede hacer nada por sí mismos y necesitan de alguien más para comer, para que lo abracen, para que lo limpien, para que le proporcionen calor, ropa, casa, cobijo, etc.

Hacer esto o no por un bebé dejará entrever nuestra capacidad o no, para dar y sensibilizarnos ante otro que es más débil que nosotros y nos necesita.

Luego, de la mano vienen todas nuestras necesidades emocionales como el sentirnos amados, seguros y protegidos. Para ello necesitamos cosas tan sencillas como tener el cuerpo de nuestra madre disponible para el contacto físico (para ser amamantados, para ser cobijados, para estar el mayor tiempo posible cerca de ella) lo cual para nosotros como bebés es amor puro.

Y es que cuando somos bebés, sentimos lo que nuestra madre siente ya que estamos dentro del mismo campo emocional. A este fenómeno Laura Gutman le llama fusión emocional. Estamos fusionados con nuestra madre y mantener esta fusión es básica y ultra importante para nuestro desarrollo emocional. Esto nos permitirá ir por el mundo ordenados internamente, seguros, amorosos, solidarios.

Entonces, vamos repasando:

  1. Los bebés venimos al mundo conectados a nuestro ser esencial, a nuestra sabiduría interior.
  2. El fenómeno de la Fusión Emocional se da naturalmente siempre y cuando la madre permita que así sea.
  3. Para continuar conectados a nuestro ser esencial y fusionados a nuestra madre, necesitamos cosas tan sencillas como que nuestra madre siga nuestros ritmos vitales y ella se adapte a nosotros bebés (no al revés).

Cuando esto que parece tan sencillo nos es difícil de hacer, es porque las mujeres tenemos nuestras historias de carencia y desamor en infancia, entonces los pedidos de los bebés nos parecen demasiado demandantes. En estos casos lo mejor que podemos hacer es revisar y cuestionar nuestras historias para entender qué nos pasó en infancia, hacer nuestro propio recorrido interno para comprendernos, ordenarnos poco a poco internamente, y así permitirle a nuestros hijos tener una vida diferente, en un ambiente más amoroso y humano. Ojalá nuestras madres hubieran hecho algo así por nosotras pero si no lo hicieron, es nuestra oportunidad de transformar la historia por el bien de los que vienen después de nosotras.

Seguiremos tratando este tema más adelante.

Gracias por leer esta publicación! ¡Tus comentarios son bienvenidos!

Un fuerte abrazo!

Adri Solís

Biografía Humana & Health Coach

 

Photo by Mindy Olson P on Unsplash

Photo by Pexels

También puede gustarte

2 comments

  1. Otro interesantes tema acerca de nuestras madres. Infinidad de palabras k no podriamos acabar para describirla. Si estoy muy de acuerdo contigo en k ellas habrán sufrido mas k nosotras hoy en dia. Y gracias a tanto sacrificio de ellas aca seguimos. Y somos las mujeres fuertes k nos enseñaron a no dejarnos rendir. Saluditossss amiga y k sigan mas buenos temas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *