La búsqueda de la perfección y sus engaños

En algún momento de mi infancia-adolescencia me grabe en mi cabecita que para ser amada, tenia que ser perfecta.

Te ha pasado? Acá de mi lado pues mira tengo a Virgo en sol… ya sabes… combinado entre mis energías, personalidad, carácter, historia, etc.

Ser perfecta significaba ser montón de cosas que no era. Ser perfecta era tener una imagen como las chicas de las revistas que leía de adolescente. Ser perfecta era no equivocarme en ninguna de las actividades y cosas que hacia. Ser perfecta era tener una nariz respingada. Ser perfecta era ser la más inteligente y la que mejor se desenvolvía en todo momento, totalmente llena de seguridad interior (cosa que yo tenia en grado -10 aproximadamente). Ser perfecta era tener ese cuerpo como las chicas mas atractivas de la secundaria. Ser perfecta era tener a la familia funcional que yo no tenia y que creía que mis amigas si tenían.

Por supuesto, sufrí mucho en el camino mientras crecía porque de verdad y aunque ahorita pueda dar risa, dentro mío yo creía que tenia que esforzarme mucho mucho para alcanzar esa perfección que no tenia. Siempre comparándome. Siempre pensando que las y los demás estaban bien y yo no. Que necesita ser distinta. Que algo había mal en mí en todo momento.

Por supuesto, esa perfección nunca llego. Ni cambiándome el color de cabello para estar a la moda. Ni operándome la nariz para ver si me quedaba respingada. Ni comprándome y luego poniéndome esa ropa entallada para verme mejor. O esos zapatos de moda que me destrozaban los pies. Tampoco asistiendo a las reuniones y lugares donde iban las chicas cool del momento.

Nada. Nunca. Un engaño total.

De dónde habré sacado yo esa idea de perfección? Qué fue lo que me llevo desde muy chiquita a querer alcanzarla?

Seguramente ya tienes una idea. Por un lado, esta todo ese bombardeo que circula en los medios acerca de de lo que es ser bella, de lo que es tener una vida feliz, y de lo que es el éxito. Hoy tenemos mas información acerca de cómo se lucra con nuestras inseguridades y baja autoestima. Ademas, se sigue alimentando esa inseguridad. O sea, es un cuento de nunca acabar. Y

Por otro lado, las creencias que fui gestando en mi familia de origen. Entre heredadas, escuchadas y las que yo solita me fui armando poco a poco.

Con creencias tan limitantes, quedamos desconectadas de nuestro ser esencial creyendo que no valemos o que valemos menos, aceptando poquito en cualquier relación o vinculo, dejando de lado nuestros sueños y deseos porque «como yo me atrevo o cómo yo voy a lograr eso…». Y así, así nos vamos por la vida.

Raquel Fuentes, mi primer gran psicóloga en Guadalajara que me acompañó hace unos anos en mi camino, de las primeras cosas que me dijo fue «si tus amigas tienen familias mas bonitas que las tuyas, pues que bueno; vamos a trabajar por ver y aceptar la tuya y a hacer lo que te toca para sanar y crecer». Puf. Bueno, hoy agregaría que ninguna persona que conozco o he conocido tienen familias perfectas, algunas, eso sí, mas armoniosas que otras pero que al final yo y todo lo que existe alrededor mío es lo que me toca trabajar. Aceptación global, digamos.

No te voy a decir que hoy ya no tengo ninguna de mis históricas inseguridades y complejos y que estoy totalmente conectada a mi ser esencial. No, te mentiría.

Pero si te voy a contar que muchas ya se han ido y que disfruto mucho de verme al espejo, que me hablo mucho y más bonito la mayoría del tiempo, que elijo mejores relaciones, que me estoy animando cada vez mas a seguir y trabajar por mis sueños, que me da flojera pensar en cambiar fisicamente para agradar a otros y que sigo trabajando cada día en dejar de buscar aprobaciones externas.

Chamba constante, asi es.

Entonces el momento es hoy. Hoy somos perfectamente imperfectas y así esta bien. Somos seres humanos maravillosos, con cualidades y áreas de oportunidad o defectos, y esta bien! Vamos trabajando desde allí si es que queremos.

La Biografía Humana nos ayuda mucho a darnos cuenta de que muchas de las voces internas criticonas, montón de creencias que nos limitan y nos dejan atrapadas, las aprendimos en edades tempranas y que hoy ya no las necesitamos.

Si te interesa conocer la herramienta y que te cuente mas, no dudes en dejarme un mensaje aquí o en las redes sociales IG o FB y con mucho gusto platicamos y te cuento mas.

Te mando un fuerte abrazo!

Adri Solis

Photo by Marcus Aurelius from Pexels
Photo by La Miko from Pexels

También puede gustarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *