La Nada Sencilla Aceptación de la Realidad

Si me preguntan qué ha sido lo más difícil en mi camino de auto-conocimiento hasta el día de hoy, respondería sin dudar que la aceptación. Y como la Biografía Humana es una terapia que nos confronta con la realidad cruda y sin adornos… imagínate lo retador que ha sido.

¿Recuerdas que alguna vez te conté que los niños nacemos blanditos, con nuestra autoestima intacta, amorosos y solidarios? Esto significa que llegamos conectados con nuestro ser esencial. Pero dependiendo de cómo sea la madre o persona que nos cuide y del escenario donde crecimos, vamos cubriendo nuestro ser esencial con un personaje que nos ayudará a sobrevivir durante nuestra infancia y adolescencia. Ese personaje se quedará instalado en nosotros e irá con nosotros a donde vayamos en la edad adulta. Esto sucede así y nuestro personaje entra en acción a cada paso en nuestra vida. La aceptación de la crudeza de nuestro escenario de infancia y descartar lo que hemos creído hasta hoy, es un paso muy importante para iniciar el recorrido de nuestra Biografía.

Algunas característica del ser esencial versus el personaje son: el ser esencial no busca quitarle a otros porque se sabe lleno y completo; el personaje se siente vacío y necesitado. El ser esencial es amoroso y solidario; el personaje compite con los demás y busca sacar ventaja para sí mismo. El ser esencial se sabe merecedor y valioso; el personaje se siente despreciable o vive con baja autoestima sintiendo que no sabe o no puede. El ser esencial busca lo mejor para los demás; el personaje piensa solamente en sí mismo. El ser esencial se siente libre; el personaje se siente limitado y reprimido. Y así, hay mucho más que seguiremos viendo en otras publicaciones que nos ayudarán en nuestro camino de aceptación.

Sin embargo, haremos énfasis en que el personaje se constituyó en nosotras para protegernos porque fuimos lastimados en infancia y quedamos heridos, entonces el personaje fue lo mejor que nos pudo pasar. Si no hubiera sido así, desde nuestra psique no habríamos podido aguantar el dolor tan grande que supone el maltrato en cualquiera de sus presentaciones.

La idea con la Biografía Humana es acceder a la verdad de nuestra historia que significa conocer cómo fue la figura de nuestra madre o la persona que nos cuidó; cómo fue el escenario de infancia; conocer el discurso materno que nos ha envuelto (ya hablaremos más del discurso materno pero básicamente es lo que dijo mamá de lo que pasaba, de papá, de nosotras, del dinero, del orden, sus valores, etc.  pero que no necesariamente es verdad).

En casi todas las historias estos tres elementos están plagados de violencia con lo cual nuestro ser esencial necesitó ser envuelto en un personaje. Conociendo estos ingredientes vamos descubrir de la mano de un beacheador o terapeuta en Biografía Humana, en qué personaje nos tuvimos que constituir para salvarnos. Esto es básico en el camino de la aceptación de nuestra historia.

Pero lo más importante hoy que somos adultos es darnos cuenta y ACEPTAR lo que hacemos desde nuestro personaje y luego de esto, hacernos conscientes de que ya no necesitamos seguirlo haciendo. Esto se dice fácil pero no lo es porque a veces es tan inconsciente que lo teníamos bien guardado sin querer mirarlo y puede llevar mucho tiempo el trabajo interior de la mano de nuestra beacheadora.

¿Cuándo buscamos ayuda para dejar el personaje? Cuando nuestro sufrimiento es mayor que los beneficios y nos comenzamos a cuestionar. Allí cabe la posibilidad de que comencemos a indagar en nosotras y busquemos cambiar, o mejor dicho, busquemos rescatar a nuestro ser esencial… ese que siempre ha estado y estará allí dentro nuestro y que lleva consigo todo el amor y la bondad necesarios para nosotros y para los demás en este mundo.

Otra cosa difícil desde mi punto de vista es aceptar cómo fue realmente nuestra madre, cómo fue nuestro escenario y qué cosas hacemos desde nuestro personaje para nutrirnos y protegernos a nosotras mismas pese al maltrato o descuido que infligimos en los demás (de quienes nos nutrimos emocionalmente). Esto a veces es muy difícil de aceptar porque no estamos acostumbrados a vivir en la verdad y desde nuestra mente creemos que es peligroso acceder a ella. Esto lo sentimos así porque estamos acostumbrados a las mentiras, ya que es muy común que en las familias se diga «no le digan a la niña, no sabe, no escucha, no se da cuenta, etc.»

¿Qué mentiras pueden ser? Desde la Biografía Humana cuestionamos todo el discurso materno y por eso le pedimos escenas al consultante. Esto quiere decir, por ejemplo, si mamá decía que papá era irresponsable preguntamos «y ¿quién mantenía la casa?» y si resulta que era papá, allí sale a la luz que entonces papá no era un flojo. Papá trabajaba. ¿Por qué mamá diría eso? Tal vez porque ella quería más dinero. O vivía quejándose. No lo sabemos. Eso lo iremos viendo en el armado de la historia.

Sí, lamento decir que es difícil y en general las personas que nos dedicamos al estudio y práctica de la Biografía Humana sabemos que trabajar con nuestra sombra es para valientes porque veremos de frente todo eso que hacemos y que no nos habíamos dado cuenta que lastima a los demás.

Nos daremos cuenta de las manipulaciones que utilizamos para conseguir; las mentiras o verdades a medias con las que dirigimos nuestras vidas; la rigidez o el caos en el que vivimos y con el cual arrasamos a otros; el montón de enfermedades que utilizamos para que los demás nos cuiden y estén pendiente de nosotras; el papel de víctima que seguimos desempeñando como si no pudiéramos hacer nada por nosotras; de la indiferencia que tenemos hacia el dolor ajeno, etc. Tristemente hay mil formas más conscientes e inconscientes que utilizamos.

Ver nuestra realidad para integrar nuestra sombra es un proceso de vida. La aceptación con la que vivamos al final traerá grandes recompensas que básicamente serán para amar a los demás.

¡Hasta muy pronto!

Adri Solís

Biografía Humana & Hábitos Saludables

 

 

Photo by Unsplash and Pexels

 

También puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *