4 ejercicios para tomar decisiones

Creer y confiar en nosotras mismas muchas veces no es tan sencillo como nos gustaría. Y es que… cuál voz de todas las que escuchamos internamente es la real cuando tenemos dudas acerca de qué decisión tomar?

Mucho se dice acerca de que a nuestra mente le encanta pensar y pensar, darnos opciones, traer recuerdos y preocuparse por el futuro, y aunque también se nos hablan de los beneficios de estar en el «aquí y ahora», nos es muy difícil a la mayoría mantenernos en ese estado porque la mente está diseñada para pensar y ayudarnos a encontrar soluciones entonces nos trae un montón de opciones e ideas, aunque también tiene la facilidad de traer temas que en este momento no necesitamos.

Para aprender a mantenernos enfocadas y en calma mentalmente y poder decidir de manera más tranquila, existen ejercicios y practicas, y aunque las más famosas siguen siendo la meditación y el mindfulness, también existen opciones como pintar, escribir, caminatas en la naturaleza, practicar jardinería, nadar o dibujar, por ejemplo. Son esas actividades que vamos descubriendo que al practicarlas, pareciera que el tiempo se detiene o estábamos tan enfocadas en ella, que en ese momento nada más venía a nuestra mente.

Nuestra mente es una maravillosa herramienta que nos ayuda a conseguir eso que nuestro ser esencial desea, pero necesita que le digamos lo qué deseamos y para acceder a nuestros deseos genuinos (no lo que otros esperan de nosotros o lo que nuestro miedo nos dicta), hay que conectar con nuestro corazón, con nuestro sentir ya que lo genuino y real, vienen de adentro.

¿Y entonces, cómo saber cuáles son nuestros deseos genuinos para poder elegirlos? He aquí la cuestión. Pues resulta que todos los seres humanos llegamos conectados a nuestro ser esencial (a nuestro sentir, a nuestro corazón) al arribar a este mundo, pero nos perdimos en el camino por diversas circunstancias y experiencias desde infancia. Para volver a esa conexión tan añorada, muchos nos embarcamos en viajes de auto-conocimiento y descubrimiento interior en los que buscamos comprende quiénes somos y qué hacemos aquí. Viajes que pueden ser por temporadas o de manera permanente y que buscan re-alinearnos a nuestro ser esencial, con esa parte interna nuestra que es amorosa, creativa, alegre, curiosa, llena de energía y de vitalidad y que tiene las respuestas a nuestras dudas.

En este viaje de auto-conocimiento uno se da cuenta que para aprender a tomar decisiones no hay una respuesta única e infalible: uno aprende a tomar decisiones justamente tomando decisiones, osea, a prueba y error. Tomamos una decisión creyendo que es la mejor, y luego resulta que en el camino nos damos cuenta de que no era así. Bueno, pues ya tenemos una experiencia más para la próxima vez.

Sin embargo, los puntos que te comparto a continuación nos pueden ayudaren esos momentos de confusión entre decisiones a elegir. Te invito a tomar tu libreta y pluma para que puedas responderte:👇🏼

1) Anota lo primero que te venga a la mente  ❤️

No le des vueltas. Si te preguntas cuál de esas opciones te gusta más y de inmediato piensas en una, tómala. Anótala en tu libreta. Decórala. Abrázala. Deja que macere dentro tuyo. Estás tú sola con tus ideas y deseos. No hay riesgo. Es importante comprender que si estamos tratando de que una de esas ideas o deseos encaje dentro de uno, de que nos guste o les guste a los demás, nos vamos a desgastar y confundir mucho. Así que en tu espacio de intimidad y sin que tengas que quedar bien ante nadie más que tu misma puedes responderte: «qué es lo que primero que siento y me viene a la mente cuando pienso si elijo A o B?». Así, de primera.

2) Nos encanta y puede darnos miedo a la vez 😬

Así es. Porque tal vez nos pida tomar decisiones que de solo pensarlas sudamos frío 😰, porque nos sacaría de nuestra zona confortable; porque hay que empezar de nuevo; porque hay que informarle a otra persona y no le gustará; porque algo se va a terminar y hay que vivir el duelo; o porque tendremos que tocar muchas puertas y será un montón de trabajo y nos desvelaremos; o porque tal vez preguntemos y nos digan que no; porque y qué tal si no resulta, etc. Pero todo eso, es parte del paquete. Esos miedos necesitamos aceptarlos y tal vez meterlos en una bolsita de viaje sabiendo que allí están pero aun así y con todo y ellos, seguiremos nuestro el camino. Esto es parte del trabajo necesario para vivir lo más alineado a nuestro ser esencial. Aquí es importante aceptar lo que sea que sintamos porque está bien… somos humanas y si nos da miedo, es normal. Anota en tu libreta todas esas sensaciones y emociones que te vengan. Tu deseo puede seguir viviendo también con ellas al lado.

3) Si revisas en tu historia, ¿ese deseo se repite? ¿Por más tiempo que pasa o por más que buscas por otros lados, sigues volviendo a él?

Esta allí. Sigue vivo. Pon tu mano en tu pecho y siéntelo. Tal vez antes no pudimos tomar en serio nuestro deseo por el motivo que haya sido, pero hoy sentimos que sigue vibrando en nuestro interior. O tal vez ya alguna vez lo intentamos y no resultó como queríamos. Pero sigue allí, la flama encendida dentro nuestro pidiendo una oportunidad, porque no importa la edad que tengamos, en cualquier momento podemos retomar deseos dejados en el olvido, iniciar proyectos, cambiar la ruta. El punto importante es que vamos a darle el valor a nuestra idea o deseo, a darle su lugar en nuestra vida. Grande o pequeño, no importa, pero que tenga su lugar dentro nuestro.

4) Si imaginas que eres una anciana y volteas hacia atrás para revisar las decisiones en tu vida, de qué te arrepentirías? Qué hubieras querido hacer y no te atreviste? 🤔

Algo frecuente es el miedo a equivocarnos. Aunque nos digan y sepamos que equivocarse es parte de la vida (si, claro! ya lo sé 😬) algo dentro nuestro sigue deseando seguridad y estabilidad. Sin embargo, esta es una fantasía. Nos encanta pensar que controlamos y estamos seguros con nuestra situación actual, pero la realidad es que no sabemos. Mañana pueden cambiar las cosas. Algo o alguien termina. Nos avisan de un cambio. Nos sentimos enfermos. Nos invitan a vivir entra ciudad o país. Conocemos a alguien. Cierran ese lugar. Y así hay infinidad de opciones que pueden suceder y que son incontrolables, porque la vida se va desplegando a cada momento. No podemos predecir el futuro ni controlar los resultados. Lo que sí podemos hacer es tomar hoy una decisión con todo el cariño y nuestra mejor intención, con la más honesta que podamos y así comenzar a caminar. Si después, si mas adelante resulta que las cosas no eran o no resultaron como lo deseábamos, bueno, pues podremos re-plantearnos y hacer reajustes. Pero eso se lleva a cabo en el momento. Claro que podemos prevenir muchas cosas (ahorrar dinero, comprar el seguro, tener la casa, o inclusive podemos pensar en todas las opciones que se nos ocurran de lo que pueda salir mal y tener en mente las soluciones que nos pueden ayudar)… la decisión real se toma en el momento. Y amiga, te aseguro que en ese momento vamos a encontrar la ayuda o las soluciones necesarias.

Si has tenido miedo de arriesgarte, te entiendo. Si has querido controlar todo, también. Si te has arriesgado y no han salido las cosas como esperabas, ufff sí, te comprendo… pero así es la vida. Nadie nos puede garantizar nada del futuro ni de nuestras decisiones. Así que, te invito a iniciar ese camino de escucharte, de escuchar tu voz interior al menos para ti misma, aunque todavía no se lo digas a los demás. No importa. Primero la honestidad contigo. Estamos practicando y a veces nos saldrá bien y otras no. No pasa nada. Ser compasivas con nosotras mismas mientras elegimos lo que realmente deseamos, también es una muestra de amor, de autoestima y cuidado para nosotras mismas.

Espero estos puntos puedan ayudarte. Cualquier duda, escríbeme aquí debajo tu comentario por fa o a corazonbio1@gmail.com.

Te mando un fuerte abrazo y hasta muy pronto.

Adri Solis

Biografia Humana & Health Coach

Photos by Pexels

.

También puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *